Si se ha recibido una llamada de trabajo, eso significa que el reclutador eligió un currículum sobre el de otros, lo que indica que el aspirante al puesto tendrá una entrevista de trabajo.

Sin embargo, algo que resulta muy vergonzoso para un candidato a ocupar un puesto laboral es no saber cómo responder ciertas preguntas, sobre todo aquellas que podrían considerarse que no tienen relación alguna con el puesto al que se aspira cubrir.

¿En qué consiste una entrevista de trabajo?

La entrevista de trabajo es parte fundamental al momento de elegir a un candidato para un puesto; tiene como objetivo conocer las competencias, habilidades, y conocimientos del aspirante, es decir, ¿por qué debe contratar a ese aspirante y no a otro?, por ello el entrevistado debe contestar de manera clara, segura y exclusivamente lo que se le pregunta.

Preguntas para las que el entrevistado no está preparado

Ahora bien, aunque la entrevista se llame “de trabajo”, la finalidad del entrevistador es conocer todo acerca del aspirante, razón por la cual es común que durante la conversación le realice algunas preguntas personales. ¿Por qué?

El motivo es conocer a fondo la estabilidad del candidato, por ello se le pueden hacer preguntas como si ¿tiene pareja estable?, ¿tiene hijos?, ¿cuenta con deudas?, ¿cuánto es el monto y cómo piensa pagarlas?, ¿por qué renuncio a su anterior trabajo?, ¿cómo era la relación con su antiguo jefe?, ¿cuáles son los defectos y virtudes del candidato?, en fin, ese tipo de preguntas que pueden hacer que el candidato se ponga hasta cierto momento nervioso por lo personales que son.

 

¿Cómo responder a este tipo de preguntas?

Es necesario tener presente que al entrevistador no le interesa conocer a detalle la vida del candidato, lo que le interesa es saber si podrá responder a ciertas circunstancias que podrían presentarse al momento de ejercer su labor dentro de la empresa, como por ejemplo el trabajar sobre presión o el trabajar en equipo, cuáles son los objetivos del entrevistado a corto plazo y cómo lo desarrollará y ejecutará para alcanzarlos.

La entrevista, una carta de presentación

Situaciones como estas ,de preguntas difíciles al momento de la entrevista pueden hacer que un candidato sea elegible o no, sobre todo si se considera que la entrevista de trabajo funciona como la carta de presentación.

Como se puede ver, las preguntas no muchas veces tienen que estar relacionadas con la preparación profesional del candidato, sino más bien son de conocimiento personal.

Scroll to Top
Abrir chat
A %d blogueros les gusta esto: