“Capital humano” es uno de los términos más usuales del presente para referirse a la gente que labora en una compañía. Este concepto va muy de la mano con la evolución de la cultura empresarial y es un reflejo claro de la ahora presente procuración del ser humano en materia laboral, dándole un valor por su talento y comprendiéndolo como pilar a la hora de buscar la óptima gestión de los recursos, la mayor eficiencia y la mayor rentabilidad.

La mano de obra presente en una empresa, ahora se entiende como el recurso más básico e importante para lograr el crecimiento. Por esta razón, analizar su influencia en el rumbo de una empresa es importantísimo pues, de no ser comprendido como punto medular en cualquier organización, estaría comprometiendo a la misma a un estancamiento e incluso a un periodo de caducidad.

La mano de obra presente en una empresa, ahora se entiende como el recurso más básico e importante para lograr el crecimiento. Por esta razón, analizar su influencia en el rumbo de una empresa es importantísimo pues, de no ser comprendido como punto medular en cualquier organización, estaría comprometiendo a la misma a un estancamiento e incluso a un periodo de caducidad.

  • Proceso de producción. A través de medios materiales, se tiene como consecución un producto terminado. Sin embargo, para que esto pueda suceder, antes se requiere de un proceso de producción realizado por personas. Por lo mismo, será la destreza de las personas la que dictará la productividad y eficiencia con la que una empresa se maneje.
  • Ausentismo laboral: Si el empleado no está motivado, se indisciplinará. Y si se indisciplina, muy seguramente el ausentismo laboral se hará presente en mayor medida. En el entendimiento de que, para que un producto se termine, se requiere un proceso de producción, la consecución de productos no tiene cabida si el capital humano no se presenta para hacer su labor.
  • Índice de rotación de personal: Este indicador, cuyo objetivo es medir la conformidad y motivación de los empleados, dicta de manera precisa la satisfacción de la gente en la empresa y define el rumbo económico de la misma. Yendo de la mano con la cuestión disciplinaria, ocasionada por la falta de motivación, posterior al ausentismo comienza la rotación de personal. Contar con una rotación de personal mayor al 5%, implicará un gasto innecesario que impactará los objetivos económicos de cualquier empresa que pretende el crecimiento y la madurez. Los gastos de reclutamiento y capacitación que bien pudieran ser obviados si el capital humano estuviera satisfecho en primera instancia, dependen por completo de este tema. Procurar que el empleado no rote de manera constante, es obligatorio con el fin de optimizar el desempeño de cualquier empresa.
Scroll to Top
Abrir chat
A %d blogueros les gusta esto: