En México, los factores de riesgo que afectan el ambiente laboral y la salud de los empleados, son solventados a través de una normativa que mejora las prácticas de una empresa, con el fin de procurar el mejor clima laboral y garantizar la seguridad del trabajador, al mismo tiempo que facilitan su trabajo y optimizan su rendimiento. La NOM-035 es la norma oficial mexicana a la que las empresas se atienen para garantizar que sus prácticas laborales sean adecuadas y favorezcan la sana labor del talento humano dentro de las mismas.

De no cumplirse los estatutos de la NOM-035 (vigente a partir de octubre de 2019, las empresas podrán ser multadas con hasta casi medio millón de pesos (concretamente 422,450 pesos). Por tal razón, es importante que cada compañía identifique los factores que afectan a sus colaboradores y formen los ambientes de trabajo más sanos.

Cinco factores a considerar para cumplir con la NOM-035:

  • Ofrecer condiciones laborales sanas. Las empresas deben adaptarse a las limitaciones físicas y las capacidades mentales de sus trabajadores, al mismo tiempo que los dotan con las herramientas óptimas para cumplir con las labores que se les estipulan.
  • Brindar cargas de trabajo justas. La carencia de sensibilidad de patrón hacia el empleado y las culturas organizacionales obsoletas son las principales causas de estrés para el trabajador. Las cargas de trabajo justas erradican el estrés y permiten que exista un equilibrio vital para el buen desempeño del talento humano en una empresa.
  • Ofrecer capacitación. Mínimo 40 horas de capacitación al año son requeridas para garantizar que el empleado logrará hacer su labor de forma correcta. Toda empresa está obligada a brindar la capacitación pertinente a sus empleados, previo a insertarlos de lleno en sus labores.
  • Lograr un balance entre lo laboral y lo personal. Con jornadas laborales de 8 horas (que no incluyen traslados) los mexicanos delegan su tiempo entre horas de sueño y alimentación, obviando muchas veces el esparcimiento. Las jornadas laborales de 48 horas semanales, han comenzado a ser obsoletas y no garantizan una mayor productividad.
  • Eliminar relaciones negativas. Abolir la mala convivencia es una de las labores más retadoras a las que se deben someter los líderes antes sus empleados. Más aún, cuando muchas de esas relaciones, parten de malas estrategias de liderazgo. Hacer del ambiente laboral uno sano, es vital para garantizar el cumplimiento de la norma, pero resulta subjetivo en su evaluación, lo que lo vuelve muy complejo.
Scroll to Top
Abrir chat
A %d blogueros les gusta esto: